dilluns, 12 d’abril de 2010

Sentència absolutòria cas EGUNKARIA... i ara què?

en línia amb l'article d'Isaac Rosa que reproduïa al post anterior, una vegada consumats els fets, què queda? després de set anys el diari tancat, com es repara això? com es repara la dignitat dels acusats, que arribaren a estar empresonats? què cal per tal que determinats polítics de primera línia presenten la seua dimissió?.... com diuen els castellans, "aquí paz y allá gloria".... així ens va...

La Audiencia Nacional española absuelve a los cinco directivos del diario vasco "Egunkaria" a los que acusaron de ser de ETA
El fallo pone en cuestión el cierre del diario en euskara y afirma que los procesados y el periódico "no tenían la más mínima relación con ETA".

La Audiencia Nacional ha absuelto a los cinco imputados en el caso ‘Egunkaria’

Egunkaria

12 de abril de 2010

La Audiencia Nacional Española ha absuelto a los cinco imputados en el caso del cierre del diario Egunkaria Joan Mari Torrealdai, Iñaki Uria, Txema Auzmendi, Martxelo Otamendi y Xabier Oleaga, alegando falta de pruebas. Según el veredicto, los imputados no cometieron ningún delito y no tenían relación con la organización armada ETA. Además, concluye que la decisión de cerrar el periódico vulneró la Constitucion Española y que se podían haber aplicado otras medidas para respetar el derecho de libertad de expresión. Egunkaria fue clausurado por la Guardia Civil en 2003.

Por otro lado, respecto a las denuncias de torturas presentadas por los imputados, la Audiencia ha determinado que los testimonios de los imputados y los informes de los médicos del tribunal son compatibles. No obstante, ha añadido lo siguiente: “no hubo un control judicial suficiente y eficiente de las condiciones de la incomunicación”. El veredicto ha sido anunciado hoy, hacia las 12:50.

Las asociaciones Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas del Terrorismo, representantes de la acusación popular, pidieron penas de entre 12 y 14 años de cárcel y 15 años de inhabilitación para cada uno de los imputados, considerando que tenían relación con ETA. Por el contrario, el fiscal y la defensa pidieron la absolución. Finalmente, el panel de jueces, compuesto por Javier Gómez Bermúdez, Ramón Sáez Valcárcel y Manuela Fernández, ha concluido que no hay ninguna prueba en contra de los imputados.

Los cinco imputados valorarán el veredicto mañana, mediante una rueda de prensa que ofrecerán en el Parque Cultural Martin Ugalde de Andoain (Gipuzkoa), a las 11:30.

Sin embargo, el caso Egunkaria no termina con dicho veredicto, ya que por un lado, las asociaciones Dignidad y Justicia y AVT pueden recurrir al Tribunal Supremo, y, por otro lado, la causa financiera del caso Egunkaria continua abierta, con ocho personas imputadas –entre ellos, antiguos miembros de la dirección y trabajadores–.

Lista de los imputados absueltos y los puestos que ocupaban:

Joan Mari Torrealdai: Presidente del Consejo de Administración de Egunkaria, S.A.
Txema Auzmendi: Secretario del Consejo de Administración de Egunkaria, S.A.
Iñaki Uria: Consejero delegado de Egunkaria, S.A.
Martxelo Otamendi: Director de Egunkaria.
Xabier Oleaga: Redactor jefe de Egunkaria.

1 comentari:

Enric ha dit...

«Solicité que me dieran un tiro»

Martxelo OTAMENDI

«Pasé tres días enteros de pie. Sólo me permitieron sentarme, que no dormir, por periodos de unos veinte minutos cada cuatro cinco horas. (...) Lo primero que me dijeron es que `este viaje dura cinco días, si nos das la información que queremos sólo pasarás un mal día y descansarás tranquilamente, (...) pero queremos que sepas que aquí canta todo dios, o sea que empieza a cantar cuanto antes que será mejor para ti'. (...) Alegué durante todos los interrogatorios el derecho de los profesionales de la información a acogernos al secreto profesional. Cada vez que apelaba a ese derecho la reacción de los agentes era de insultarme a mí, a la Constitución española, al sistema de libertades, a la Audiencia Nacional, al juez Garzón,... con frases como `nos pasamos por los cojones la puta Constitución, los jueces, las libertades, la democracia,...' Estando de pie me colocaron, tocando la sien izquierda, un objeto metálico que hizo un sonido semejante al que hace una pistola en las películas. Inmediatamente después me hicieron tocar una pistola con la mano. (...) Fui objeto de humillaciones y vejaciones homofóbicas, me amenazaron con difundir por internet fotografías relacionadas con mi vida privada. (...) Me colocaron un plástico en la cabeza por dos veces, lo aprietan al cuello pero sin ahogar. Entre las dos sesiones de la práctica del plástico, solicité a mis interrogadores que dieran fin a aquella situación dándome un tiro».

«Me metieron en un artmario»

Iñaki URIA

«Al principio me mantienen de pie mientras me interrogan. Como no respondo, me hacen subir el brazo derecho por encima del hombro. Luego me quitarán la camisa y la camiseta. Aún con los brazos en alto, me hacen ponerme en cuclillas, arriba y abajo. Una y otra vez. Hasta reventar. (...) Entonces caes redondo al suelo granulado de goma. Está mojado y tú en calzoncillos. En ese momento siento un pinchazo en el pecho: en la parte derecha, a la altura de donde empiezan las costillas flotantes. Los pinchazos son cada vez más fuertes. (...) Tratan de humillarme: `pobre diablo, no sabes lo que tus compañeros piensan de ti, que hasta tus empleados hacen lo que les da la gana, mediocre, inútil'.... (...) Me quitaron la capucha y me pusieron una bolsa en la cabeza. Con la respiración el plástico se me pegaba cada vez más, primero a la cara y luego a la boca. (...) Me amenazaron con la cuerda, con colgarme... pero no me colgaron. Me metieron un momento, desnudo, helado de frío, mojado,..., en una especie de compartimento o armario de chapa de acero. (...) Me arrojan a una especie de pupitre de chapa. Estoy con la bestia. El animal, con la respiración entrecortada, hace gestos, grita, hace ruidos... y me echa agua. Por la cabeza, por el cuello, a la espalda. Me baja los pantalones y me da pequeños golpes con la mano en la nalga. Posteriormente comienza a golpearme las nalgas con una madera redonda, un palo o la pata de la mesa. Me amenaza con penetrarme y hace un par de gestos pero lo deja».

«Perdí el conocimiento»

Xabier OLEAGA

«En otra celda contigua, otro de los detenidos pedía que le dejaran hablar con el juez. Empezó a pegarse la cabeza contra la pared. Los guardias civiles empezaron a ponerse nerviosos. (...) En eso, no sé si por la claustrofobia o la tensión, perdí el conocimiento y me caí. No se cuanto tiempo estuve así. Pienso que unos pocos minutos. Se empezaron a poner nerviosos. Decían bastante preocupados que quizás tendrían que llevarme al hospital. (...) Más que daño físico, me presionaron síquicamente y me agotaron mentalmente. Simularon más que aplicaron. Me pegaron, pero sin hacerme daño físico, con la palma de la mano, con palos de papel, con pelotas de papel, me empujaban para marearme. Y cuando me ejecutaban con la pistola en la cabeza, no eran muy creíbles».